Miércoles, 28 de junio 2017

Introducción

El INIA entre los años 2001 a 2006 efectuó el Proyecto Perú: Conservación in situ de los Cultivos Nativos y sus Parientes Silvestres.

Este proyecto es un esfuerzo colaborativo entre las comunidades campesinas e indígenas del Perú, orientado a reforzar la conservación in situ (en chacras) de los cultivos nativos con la facilitación de seis instituciones ejecutoras; con financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente, la Cooperación Italiana y el Gobierno Peruano, administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

En la ejecución del proyecto, el INIA ha ampliado el conocimiento y comprensión de los procesos que rigen la conservación in situ de la Agrobiodiversidad, la que está basada en un fuerte componente cultural y en la tecnología tradicional apropiada para conservar en agroecosistemas frágiles o de alto riesgo, así como por un escaso acceso al mercado; donde son factores comunes la heterogeneidad y la alta diversidad intra e interespecífica. Además, se ha identificado a los agricultores y sus organizaciones (sujeto) como el componente central de la gestión de la agrobiodiversidad. Por ello, proponemos que la conservación in situ es un proceso social constituido por tres componentes: EL SUJETO (los agricultores y sus organizaciones), LA CULTURA asociada a ellos y a LA AGROBIODIVERSIDAD (componente biológico).

El Proyecto in situ se ha centrado en 30 cultivos nativos que se han originado o diversificado en el Perú, ha priorizado a 11: arracacha (Arracacia xanthorrhiza), camote (Ipomoea batatas), camu camu (Myrciaria dubia), cañihua (Chenopodium pallidicaule), frijol (Phaseolus vulgaris), granadilla (Passiflora ligularis), maca (Lepidium meyenii), maíz (Zea mays), papa (Solanum sp), quinua (Chenopodium quinoa) y yuca (Manihot esculenta). También estudia las especies silvestres emparentadas y otros 19 cultivos nativos asociados.

Entre abril de 2001 y diciembre de 2004 el INIA a través de 8 Estaciones Experimentales Agrarias ubicadas estratégicamente en costa, sierra y selva del Perú ha identificado y acompaña a 472 agricultores llamados “conservacionistas”, pertenecientes a 69 comunidades campesinas y nativas. Ellos realizan prácticas y tecnologías tradicionales aprendidas de sus ancestros y poseen alta diversidad y variabilidad de uno o más cultivos nativos. Por ser depositarios del conocimiento tradicional y ancestral, estos agricultores han sido identificados como líderes de sus comunidades y el INIA aspira a que sigan siéndolo, ahora con el reconocimiento y respeto de la ciencia convencional y con el apoyo y la gratitud del Estado por proteger y enriquecer nuestro patrimonio nacional.

El INIA también trabaja para que los agricultores intercambien experiencias y conocimientos entre ellos, más allá del ámbito de sus comunidades, pero también con el sector académico y con diversas instancias de gobierno local, regional y nacional. Su organización da sostenibilidad a las actividades de conservación in situ de los cultivos nativos, las especies silvestres emparentadas y los conocimientos ancestrales como  componente intangible asociado a estos valiosos recursos genéticos.

El INIA mediante este Proyecto promueve la difusión de información, noticias y entrevistas a agricultores, profesionales y técnicos en diversos programas de emisoras locales. La prensa local y nacional ha tomado interés en escribir acerca de la conservación de la agrobiodiversidad. Se han promovido ferias y concursos de semillas como medio de seguir conociendo y divulgando los cultivos nativos y también se organizaron concursos de platos típicos, donde el valor es la creatividad y el buen gusto en la utilización de los ingredientes nativos.

El Proyecto ha permitido al INIEA llegar a las comunidades donde se realizan actividades locales muy participativas, como talleres de información, capacitación y elaboración de material didáctico para profesores de primaria y secundaria. El INIEA impulsó la instalación de huertos escolares donde se evidenciaron que las comunidades son poseedoras de una gran diversidad y variabilidad, convirtiéndose en una actividad participativa de profesores, padres de familia y estudiantes, permitió afianzar y rescatar las prácticas tradicionales de conservación in situ de los cultivos nativos. A nivel de las universidades se dictaron conferencias, charlas y cursos cortos en relación a la importancia y conservación in situ de los cultivos nativos, motivando el interés de los estudiantes a realizar tesis en temas de Agrobiodiversidad.

Los eventos han logrado entre las autoridades locales responsables de políticas públicas y del sector educativo, aumentar sus conocimientos acerca del valor ecológico, cultural y nutritivo de los cultivos nativos y sus parientes silvestres, favoreciendo compromisos de las autoridades de los Gobiernos Regionales para promover políticas que generen condiciones favorables a la conservación in situ de los cultivos nativos, mediante el interés de incluir éstos temas en los planes de desarrollo Regional.

Coordinación: Sede Central, Lima.
Contacto: Blga. Fredesvinda Carrillo Castillo 
E mail:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.